miércoles, 10 de septiembre de 2014

Quesería Conde Duque. Calle Conde Duque, 15.

¿Os gusta el queso?

Os recomiendo una cosita:
Hacer una parada en Panic y compraros la hogaza de pan que más os encapriche, darle las gracias a Javier Marca por existir y luego iros a la tienda de al lado: a la Quesería Conde Duque.

Contadles el tipo de queso que más os gusta y catar los quesos que los maestros queseros piensen que se acople a vosotros. Probad, degustad y comprad. Excelente precio, excelente atención y lo más importante: excelentísimo producto de ponerse a llorar de lo bueno que es.

Es lo que tienen las cosas, que cuando se hacen con cariño y mimo salen redondas, como un buen queso.




jueves, 14 de agosto de 2014

Ra-men Kagura. Calle de las Fuentes 1. Madrid.


En lo que era el antiguo Fuentes y Bonetillo acaba de abrir un noodle bar japonés que seguramente lo va a petar dada la escasa oferta de sitios de ramen, ¡y menos mal porque ya estaba tardando Madrid en entrar en la moda del ramen! 

Siendo honesta, no tengo ni la más mínima idea de lo que es un auténtico Tonkotsu o un Mazesoba. Es más, me hago un completo lío con los ingredientes y los nombres. No he estado en Japón, por lo que no os voy a hacer comparaciones ni me las voy a llevar de experta porque ni de asomo sé de lo que estoy hablando. Lo que si sé es lo que me gusta y lo que no, y Ra-men Kagura ha triunfado conmigo.

Pedí el Tonkotsu "original" (también había con salsa de soja y miso) que es una sopa con base de huesos de cerdo, huevo cocido y marinado, carne de cerdo guisada, cebollino (negi), pasta de pescado (naruto) y algas. Estaba muy sabroso y de hecho, me dan ganas de salir corriendo a comerme otro mientras escribo esto. Me sentó de maravilla y me dejó con ganas de más. 

De momento los ramen que me han conquistado son éste, el de Yoka Loka y el de John Husby y Rodrigo García en Puntapie, siendo este último el que más me hace babear.


No sé quien se inventó que el verano no es temporada de sopas...






 pd: las cañas cuestan 3 y la Kirin 5€ un poquito caro para mi gusto.




jueves, 24 de julio de 2014

Hattori Hanzo. Calle Mesonero de Romanos, 15. Madrid



Llega la primera taberna japonesa (izakaya) a la capital con una propuesta gastronómica diferente, divertida y bastante asequible. El lugar se llama Hattori Hanzo y está situado a un lado de la Gran Vía madrileña.


El local es bastante curioso compuesto de una terraza con yatai (puestecitos de comida callejera japonesa) para tomarse una caña y picar algo. En el interior se encuentra otra área de barra con más mesitas y el "comedor".  Bastante complicado meterse en los cubículos subterráneos que componen la sala sin tener que hacer malabares, aunque al final resulta hasta divertido ver como todos intentamos salir triunfales de tal acrobacia.

 Los majísimos camareros recorren la pasarela sirviendo de mesa en mesa dejándose las rodillas para servir cada plato que llegan sin pausa y con prisa.

Aunque tienen una extensa carta dedicada a Kushiyaki o brochetas hechas en barbacoa japonesa preferí centrarme en la carta de platos japoneses como un delicioso Hígado de rape; Sardinas en escabeche (os dicen que el chile que lleva pica demasiado pero no pica ni un pelo, así que adelante, hincarle el diente); Bao en versión japonesa relleno de panceta, pepino, cebollino y salsa Hoisin; Pollo frito y el Otonomiyaki, la especialidad de la casa compuesta por una especie de tortita muy parecida a la tortilla "española" con panceta, col y decorado con bonito.

He hecho mi propia investigación con los baos/steamed pork buns (que aquí tienen otro nombre el cual no logro recordar) probando los de Puntapie, Tándem, Eddie Huang e incluso siguiendo la misma receta de Momofuku en casa (gracias al chef John Husby de Kitchen Club) y tengo que decir que estos estaban buenos pero no son mis favoritos. La panceta no estaba marinada de la forma que me gusta, le faltaba estar más tierna, sabrosa, grasienta. El pan me pareció que era hecho por el propio restaurante cosa que se agradece, aunque os confieso una cosa, el mismo David Chang usa masa de baos pre-congelados.

Vale la pena la visita, la experiencia, conocer nuevos platos y sabores a precios más que razonables (entre 4 y 8). En mi caso, con dos cervezas por persona salimos a 23€ cada uno.


Bao /steamed pork bun) hecho con pan chino y relleno de panceta y pepino encurtido.

Karaage (pollo marinado frito)

Okonomiyaki (tortilla japonesa  con panceta y col)








viernes, 11 de julio de 2014

Comala. Plaza de la Lealtad, 3. Madrid.

Amo, adoro e idolatro a Abraham García y por supuesto que cuando me enteré que había abierto una taquería corriendo fui a probar lo que había creado. No iba con expectativas de que fuera a ser un Viridiana o the next best thing con respecto a la gastronomía mexicano-española de la capital, pero esperaba algo rico, bueno y sabrosón. Y no.

El local se encuentra muy cerca del castillo de la fusión que es Viridiana, justo al lado de La Bolsa y el Hotel Ritz. El ambiente que se respira es bastante pijo y formal, un poco estirado porque al fin y al cabo el rollo que se lleva cuando te sientas a comer es de picoteo informal.

La comida me dejó super triste porque amo al señor Abraham y me dio mucha pena ver que la comida no estaba a la altura de un restaurante cualquiera, menos de uno que dice que lleva el respaldo y experiencia del chef.

Empezamos con un Ceviche de Gambón (pasado por la plancha) que nos lo trajeron un minuto después de habernos tomado nota. Hmmmmm. El plato estaba helado (seguramente por eso salió tan rápido... del frigo) y tuvimos que pedir sal e hincharlo a las salsas que nos sirvieron de acompañamiento porque estaba soso.

El gambón era pequeño, el aguacate era en realidad una masa que se comía todo el plato confundiéndose y fundiéndose con el boniato llegando a formar algo similar a un puré en la boca.


Hasta aquí el servicio sonriente y atento.

Luego nos pasamos a la Tortilla de Trigo con Ropavieja. El plato (8€) trae dos tortillas grandes y fue el único plato que salvaría de todos los que probé. La Ropavieja jugosísima.





Después nos trajeron la Sartén de huevos con Tomatillo y Chanquetes. Un plato muy aburrido, sin sabor, sin punch sin pasión. Sin sal, sin gusto, sin nada. Unos huevos, chanquetes fritos y una salsa de tomatillo. Nada más.


Y para terminar nos trajeron un Chile Relleno (super mega seco). Pedí que nos cambiáran los platos y nunca llegaron, así que tuve que comérmelo todo en el mismo plato en que me lo sirvieron. Pedí una cerveza y me la llevaron cuando me quedaban dos bocados para terminar el plato.


Acaba de abrir y el problema no creo que sea la falta de rodaje porque el servicio puede mejorar pero los platos no tienen potencial para ser mejorados. No sé por qué me da la impresión de que Abraham diseñó la carta y ha puesto su imagen pero que más allá de eso no tiene mucha "mano" dentro de este negocio. Espero mejore y que al final sea todo un éxito, porque a Abraham no le deseo nada más que cosas buenas.

Pagamos 53 euros por dos personas con 3 cervezas (solo tienen cervezas Modelo, Urquell y cocktails. Nada de Micheladas).

viernes, 4 de julio de 2014

¿Dónde tomarse un buen cocktail?

Santa María, la Coctelería de Al Lado (de la Tasquita de Enfrente) es un sitio que se presta para tomarse unos buenos coctelazos. Yo siempre me siento en la barra porque los bartenders son una cajita de secretos y conocimientos del mundo de la coctelería en la que no puedo evitar hurgar.

Ponte en sus manosy déjate llevar....

Calle de la Ballesta, 6



jueves, 3 de julio de 2014

Bolero Meatballs. Calle de las Conchas, 4


Albóndigas de pollo, ternera, veganas y de cerdo con salsas como la hecha a base de verduras y tomate de "La Abuela",  la "Oriental" con cacahuetes y leche de coco, y la de champiñones que suele servirse acompañada de rodajas de queso parmesano. Todo esto en medio de un bocadillo o servido por sí solo para cenar, comer o merendar en el nuevo y recién estrenado Bolero Meatballs. Situado a un paso de la Pza. de Callao entre el turisteo y baretos de toda la vida sus dueñas, May y Nina se han aventurado a poner en las albóndigas todos sus sueños y aptitudes.

May y Nina son las chicas más majas y adorables en la faz de la tierra, por lo que ir a comerse un bocadillo a Bolero se convierte en una visita que no sólo llena el estómago sino que también llena una amistad con las chicas detrás de la barra.

Para acompañar los bocadillos puedes pedirte unas patatas horneadas o un arroz pilaf. De postre una galleta casera con cacahuete y helado, Brownie o Banana Bread. Todo hecho por ellas desde cero.




pd: no hagáis caso de las fotos con patatas fritas... ya no las sirven (ahora las hacen totalmente caseras y al horno)

 



miércoles, 2 de julio de 2014

La Vermutería (pop up)


El vermut es la bebida predilecta para la hora del aperitivo y yo cada vez me hago más fan de ella. Por ello, me he embarcado en el proyecto de La Vermutería (pop up) junto con Plateselector.comhttp://www.plateselector.com/ para acercar a otros vermuteros empedernidos como yo a su bebida favorita. La cosa va así: cada fiesta cuenta con una marca de vermut como protagonista y se hace en un bar diferente, con djs diferentes en cada ocasión y con una tapa elaborada específicamente para cada cita. El evento es algo familiar, por lo que los niños son más que bienvenidos (tenemos libros para colorear para que se entretengan).

El próximo evento será con Casa Mariol el domingo 6 de julio en la librería Tipos Infames con los encurtidos más deliciosos de la ciudad: Bombas, Lagartos y Cohetes de Vallekas.

 ¿Os apuntáis?



La próxima edición será el domingo 20 de julio en Sifón (Plaza del Rey, 4)


Facebook: https://www.facebook.com/vermuteriapopup
Twitter: @vermuteriapopup